Nuestra Historia

Aunque el olor de basura quemado es un aspecto desafortunado y demasiado conocido en la vida cotidiana de México, el persistente e insidioso incendio que arde humeando en el basurero de San Jose del Cabo es un problema mortal.

El basurero, que ha crecido exponencialmente en los últimos séis años está situado a los limites del terreno valioso de Mayan Palace; por eso, los funcionarios vuelven la espalda al infierno fumante engolfando el perímetro. Como resultado, humo tóxico satura nuestro aire día y noche. Se sabe mundialmente que la quema de los plásticos, las pinturas, el hule, la emanaciones de las cloacas y todo tipo de materiales peligrosos desprenden químicos organicos con el cloro conocidos como “dioxins” en la atmosfera. Estos quimicos se establecen en el agua, en las plantas, en los animales y al respirarlos, aumenta el riesgo del cancer, daña el sistema de inmune y causa problemas del desarrollo en los niños.

Frecuentemente el humo cubre Los Zacatitos y La Laguna durante la noche y sopla hacia el pueblo floreciente de Palo Escopeta y hasta la ciudad de San José durante el día.

Tres loros han muerto aquí y diariamente, han aumentado los problemas respiratorios entre los residentes.

Debido a preocupaciones para la salud, algunos residentes han abandonado sus hogares de sueño y se han marchado del area.

Quemar en el basurero es una violación de la ley internacional del medio ambiente. Se niega nuestros derechos básicos de respirar aire puro. Hemos luchado sobre este ya por seis años. ¡Es hora para terminar este problema una vez para siempre!